jueves, 17 de julio de 2014

OTRA OPORTUNIDAD PERDIDA PARA LA FIFA: MUNDIAL 2014


            La celebración del Mundial de Brasil 2014 podría haber servido para que la FIFA cambiara su caprichosa manera de conceder galardones como el Balón de Oro, la Bota de Oro o el Guante de Oro en el campeonato mundial. Sí, podría haber servido para éso, pero una vez más no ha sido así. En este artículo pondremos de manifiesto las discrepancias entre el criterio “gratuito” de la FIFA y el análisis de la concesión de los galardones con criterios objetivos. Quizá no deberíamos sorprendernos de que la FIFA actúe de ese modo. Todo parece indicar que su objetivo principal es la maximización del beneficio económico asociado al fenómeno global del fútbol pero, no por ello, debería obviar que la repercusión de sus decisiones es, efectivamente, global y por tanto, sujeta al análisis y consideración de todo el mundo. Sea, por tanto, ésta una pequeña intentona de verter algo de luz en tan oscura cueva.

BALÓN DE ORO

            La concesión del Balón de Oro a Messi al finalizar el partido final del Mundial 2014 dejó a todo el mundo sorprendido. No porque Messi no sea un excepcional jugador que podría merecer ése y otros tantos galardones, sino por el hecho de que en el torneo, y a pesar de haber marcado 4 goles, su participación  no fue lo destacable que todo el mundo futbolístico esperaba. Se abre por tanto la cuestión a debate: ¿cómo concede la FIFA esos galardones? ¿En base a qué méritos? ¿Se trata de alguna estrategia de mercadotecnia que desconocemos? Simplemente, ¿no dan para más?
            Opinión generalizada fue que Mascherano hizo mucho mejor campeonato que Messi y fue clave para que el combinado argentino llegara hasta la Final. Por tanto, si se trata de repartir galardones entre los dos equipos finalistas (suponiendo que ése fuera el criterio adoptado por la FIFA para la concesión de sus galardones), ¿no debería haber sido Mascherano el que debería haberse llevado el trofeo del Balón de Oro? Un jugador como Schürrle que no solo marcó varios goles sino que fue determinante en todas y cada una de sus apariciones también pudo haber sido elegido el mejor jugador del torneo, o el gran Keylor Navas que convirtió a una selección menor como Costa Rica, en una a tener en cuenta. La gran mentira de estos galardones radica justamente en la forma de concederlos. La FIFA ignora de forma sistemática cualquier criterio objetivo para la concesión de sus galardones, si exceptuamos la Bota de Oro (máximo goleador del torneo) y solo en el caso de que haya un único aspirante a la misma, pues cuando hay varios vuelve a aparecer una discrecionalidad que choca frontalmente con la lógica más elemental.
            La FIFA designó a diez jugadores como candidatos para ganar el Balón de Oro. Cuatro candidatos eran alemanes: Thomas Muller, Toni Kroos, Philipp Lahm y Mats Hummels. Tres argentinos:Lionel Messi, Javier Mascherano y Ángel Di María. Completaban la lista Neymar, James Rodríguez y Arjen Robben. Se procedió a una votación donde participan todos los periodistas acreditados para el torneo. También se tomó en cuenta el voto de de los miembros del Grupo de Estudios Técnicos de la FIFA. El plazo para votar era hasta antes que finalice el partido entreAlemania y Argentina en el Maracaná.
BOTA DE ORO

JUGADOR (EQUIPO)
GOLES
NECESARIOS
Me(NE)
Rodríguez (Colombia)
6
4,5
0,75
Müller (Alemania)
5
7,5
1,50
Messi (Argentina)
4
6,5
1,63
Neymar (Brasil)
4
6
1,50
Van Persie (Holanda)
4
5,5
1,38

            En esta edición de la FIFA World Cup no hay discusión alguna al respecto de quién es el vencedor del trofeo Bota de Oro: James Rodríguez de Colombia con 6 goles conseguidos. Estamos de acuerdo.
            No obstante es interesante ampliar la perspectiva y preguntarnos: ¿Ha sido James con sus 6 goles el jugador que más ha aportado a su equipo de entre los que más goles han conseguido? El cuadro es claro y contundente: ¡No!
            Si consideráramos a Müller, su perseguidor en este capítulo, veríamos que de los 5 goles marcados por el alemán, cada gol aportó 1’5 puntos a su equipo, mientras que los de James solo aportaron 0’75 puntos, es decir cada gol de James valió la mitad que uno de Müller.
            El ejercicio aún es más llamativo si introducimos a los que marcaron 4 goles. Todos superarían a James en valor por gol, siendo Messi quien aportaría más valor a sus goles con un valor de 1’63 puntos por gol
            Recuerdo que los cálculos de puntos necesarios obtenidos por los goles se calculan según los criterios ya expuestos en el artículo “A la FIFA no le gustan las mates” (http://www.academia.edu/7542603/A_la_FIFA_no_le_gustan_las_mates) sobre el Mundial 2010 de Suráfrica, publicado en el número de Noviembre de 2011 de la revista SUMA.

            Bien es cierto que un jugador que hubiera marcado un solo gol, gol que ganara el partido por el tanteo 1 – 0, obtendría la máxima valoración por gol, es decir 3 puntos, lo cual indica que a menos goles más decisivos el valor por gol aumenta necesariamente y dado que lo que se persigue es conocer el máximo goleador, en ese caso, repito, no hay duda: el colombiano James es el vencedor. El criterio de puntuación con goles necesarios se muestra muy útil para discernir entre varios goleadores con el mismo número de goles, como ya ocurrió en 2010 en Suráfrica o en la Eurocopa de 2012.

GUANTE DE ORO

            Algún comentario más extenso nos sugiere la concesión del Guante de Oro al cancerbero alemán Neuer. En primer lugar el premio es al mejor portero, no al menos goleado; y la forma de otorgarlo es la siguiente: El Grupo de Estudios Técnicos de la FIFA (GETF) elige durante el torneo a los tres candidatos a hacerse con el premio y, antes de la Final, la prensa especializada vota entre los tres elegidos para elegir al ganador. Podemos pensar que el GETF como su rimbombante título parece indicar está compuesto por gente de fútbol que sabe de qué va el juego, pero la decisión final es realizada por la prensa. Cuando menos a mí me asaltan serias dudas sobre la idoneidad del método. Tampoco sabemos si el GETF utiliza criterios objetivos o meramente subjetivos para dar sus tres candidatos finales. Lo que es seguro es que los periodistas, demasiado ocupados en realizar sus crónicas y atender las tareas de sus medios, no van a ponerse a hacer cálculos objetivos para saber qué portero merece el galardón.
            Ha sido el mundial de Brasil 2014 uno en el que los porteros han brillado con luz propia, algunos hasta el extremo de ser el eje sobre el que pivotaban los éxitos de sus equipos, por tanto sin restarle mérito alguno a Neuer, vamos a aportar algunos detalles que permitirán ver hasta qué punto el galardón es, desde un punto de vista objetivo, correctamente otorgado. Los elegidos fueron: Neuer, Romero y Keylor Navas. ¿Por qué no está entre los candidatos el holandés Cillessen con mejor Índice Castrol que Keylor Navas?

            Vamos a analizar el trabajo de los porteros desde varios puntos de vista, el más novedoso es el estimador que denominamos GEN (Goles encajados netos) y que intenta medir el número de goles encajados por un portero en un lapso medio de 90 minutos, sin considerar aquellos que no son directamente achacables a su actuación. Para conocer mejor la filosofía de este estimador, puede leerse el artículo siguiente: http://www.futmath.blogspot.com.es/2013/08/una-nueva-vision-sobre-el-trofeo-zamora.html. Dicho esto vamos a comentar unos detalles sobre el por qué incluimos en el análisis a estos 8 porteros. De forma habitual el trabajo de un portero, estadísticamente hablando, se valoraba en función de los goles encajados y, en un alarde de audacia, con medias del tipo goles/minuto ó goles/partido. Es obvio que la labor de un portero viene condicionada por muchos factores, al margen de su genuina actividad bajo el marco. Es por esto que consideramos que deberíamos contemplar en conjunto varios de estos estimadores como: nº de goles encajados, GEN, goles/partido, goles/minuto (minutos necesarios para que el portero encaje un gol), porcentaje de paradas e índice Castrol.

            En este punto debemos hacer notar dos detalles. En primer lugar, y dado el pequeño númerod e partidos que se juegan, hemos considerado que los porteros que participaban con sus equipos en las eliminatorias de cuartos de final, habían acumulado minutos suficientemente representativos para que su labor pudiera ser medida de forma objetiva. Es innegable que algunos de estos porteros han estado en boca de todos los comentaristas como unos de los más destacados obteniendo no solo elogios, sino incluso grandes contratos nada más acabar el campeonato. Por otro lado, debemos explicar qué es el índice castrol, índice que, en realidad, parece ser la herramienta que ha utilizado la FIFA para seleccionar los candidatos al Guante de Oro.

            El índice Castrol, que ya fue utilizado en las dos últimas ediciones de la Copa FIFA Confederaciones (2009 y 2013) y en la Copa Mundial de la FIFA 2010, emplea la tecnología puntera de seguimiento de la FIFA para captar datos sobre cada futbolista, que a continuación son analizados por un equipo de Analistas del Rendimiento de Castrol. Cada pase, entrada y movimiento sobre el terreno de juego se mide y se evalúa para determinar si tiene un efecto positivo o negativo sobre la capacidad del propio equipo de marcar o conceder un gol. Los Analistas del Rendimiento de Castrol condensan todos los datos para asignar a cada jugador una puntuación del 0 al 10: cuanto más alto sea el rendimiento del futbolista, más alta es su nota. Tod esto en palabras de la propia FIFA, a travé de su web dedicada a las estadísticas del Mundial 2014.

            El problema aquí es que desconocemos exactamente qué tipo de datos se obtienen sobre cada futbolista y, sobre todo, lña forma en que se estudia el impacto de esos datos sobre el rendimiento positivo o negativo de los equipos. No hay que ser un lince para saber que, por su posición y función específicas, los porteros deberían tener unas estadísticas diferenciadas frente a los jugadores de campo; algo parecido a lo que ocurre con las estadísticas de los pitchers frente a las de los jugadores de campo en el béisbol. Sin embargo, la FIFA incluye en las estadísticas de los porteros el porcentaje de pases acertados. Sinceramente, no me parece una de las facetas relevantes en un portero, dado que los pases del portero suelen ser a sus centrales y, en la mayoría de casos, sin presión del contrario. Al igual, no considero que un lanzamiento del portero hacia el centro del campo pueda ser considerado en modo alguno un intento de pase. Para muestra un botón; éstas son las estadísticas de la FIFA para Romero, portero de Argentina:

PERFIL EN NÚMEROS

PARTIDOS JUGADOS
7
MINUTOS JUGADOS
720
INTENTOS DE DESPEJE
7
BALONES RECUPERADOS
0
PORCENTAJE DE ATAJADAS
82.6 %
PORCENTAJE DE ACIERTO EN PASES
65.1 %
FALTAS COMETIDAS
0
ÍNDICE CASTROL
9.19
           
            Bien, dicho esto, pasemos a los datos. La FIFA otorga el Guante de Oro al mejor portero del Mundial Brasil 2014 a Neuer, portero de Alemania, por ser el de mejor Índice Castrol

JUGADOR (EQUIPO)
Castrol
Neuer (Alemania)
9,33
Cillessen (Holanda)
9,25
Romero (Argentina)
9,19
Keylor Navas (Costa Rica)
9,08
Courtois (Bélgica)
8,94
Lloris (Francia)
8,74
Ospina (Colombia)
8,61
Julio César (Brasil)
6,58

            Como ya mencioné anteriormente, ante ese argumento, nada podemos decir, pero veamos que nos dicen otros estimadores.

            Número de goles encajados por el portero

JUGADOR (EQUIPO)
GOLES
Keylor Navas (Costa Rica)
2
Courtois (Bélgica)
3
Lloris (Francia)
3
Cillessen (Holanda)
4
Romero (Argentina)
4
Neuer (Alemania)
4
Ospina (Colombia)
4
Julio César (Brasil)
14

            Goles encajados netos (GEN)

JUGADOR (EQUIPO)
GEN
Keylor Navas (Costa Rica)
0,176
Cillessen (Holanda)
0,261
Courtois (Bélgica)
0,375
Romero (Argentina)
0,500
Neuer (Alemania)
0,522
Lloris (Francia)
0,600
Ospina (Colombia)
0,809
Julio César (Brasil)
1,636



            Nº de goles encajados por partido (o nº de partidos necesarios para encajar un gol)

JUGADOR (EQUIPO)
PART/GOL
Keylor Navas (Costa Rica)
2,5
Romero (Argentina)
1,8
Neuer (Alemania)
1,8
Cillessen (Holanda)
1,8
Courtois (Bélgica)
1,7
Lloris (Francia)
1,7
Ospina (Colombia)
1,3
Julio César (Brasil)
0,5


JUGADOR (EQUIPO)
GOL/PART
Keylor Navas (Costa Rica)
0,40
Cillessen (Holanda)
0,57
Romero (Argentina)
0,57
Neuer (Alemania)
0,57
Courtois (Bélgica)
0,60
Lloris (Francia)
0,60
Ospina (Colombia)
0,80
Julio César (Brasil)
2,00

           
Porcentaje de paradas realizadas por el portero

JUGADOR (EQUIPO)
 Paradas
Keylor Navas (Costa Rica)
91,3
Neuer (Alemania)
86,2
Ospina (Colombia)
84
Romero (Argentina)
82,6
Cillessen (Holanda)
81,8
Courtois (Bélgica)
81,3
Lloris (Francia)
76,9
Julio César (Brasil)
41,7

            Nº de goles encajados `por minuto (o nº de minutos necesarios para encajar un gol)

JUGADOR (EQUIPO)
MIN/GOL
Keylor Navas (Costa Rica)
255,0
Romero (Argentina)
180,0
Neuer (Alemania)
172,5
Cillessen (Holanda)
172,5
Courtois (Bélgica)
160,0
Lloris (Francia)
150,0
Ospina (Colombia)
111,3
Julio César (Brasil)
47,1


JUGADOR (EQUIPO)
GOL/MIN
Keylor Navas (Costa Rica)
0,004
Romero (Argentina)
0,006
Neuer (Alemania)
0,006
Cillessen (Holanda)
0,006
Courtois (Bélgica)
0,006
Lloris (Francia)
0,007
Ospina (Colombia)
0,009
Julio César (Brasil)
0,021

            Y ahora la pregunta del millón: ¿a la vista de estos datos, todos salvo el GEN, tomados de las mismas estadísticas de la FIFA, qué portero encabeza todas las clasificaciones salvo el Índice Castrol? Keylor Navas de Costa Rica.


            Y ahora me pregunto de forma harto malintencionada. ¿Existen las fórmulas matemáticas del ïndice Castrol? ¿O sólo es una forma más de hacer publicidad para la marca y un buen puñado de ingresos extra para la FIFA?

2 comentarios:

cadoi dijo...

Estoy de acuerdo contigo en que la forma de asignar estos premios de la FIFA es poco adecuada por su total subjetividad, y que sería preferible buscar un sistema más claro y objetivo.

Sin embargo me gustaría disentir en un aspecto concreto de tu propuesta para la Bota de Oro: si no recuerdo mal de cuando leí tu artículo en la SUMA explicándolo, el cálculo de goles "necesarios" desprecia aquellos goles que no sirven para la obtención de puntos. No los suma. Es decir, obtiene la misma puntuación el autor del único gol en un 1-0 que el autor de un doblete en un 2-0. Si no es así, corrígeme porque lo que argumento ya no tendría sentido.

Pero si es así, en tu propuesta ambos casos puntúan igual, y yo no considero ambas situaciones comparables, es mucho más beneficioso para el equipo vencedor haber alcanzado el 2-0, que permite gozar de cierta tranquilidad e incluso reservar a alguno de tus jugadores en los últimos minutos. Con el 1-0, sin embargo, la intensidad requerida hasta el último minuto es muy distinta, lo que hace que ambas situaciones no puedan ser valoradas de igual forma.

Anónimo dijo...

¡Hola, Cadoi! Sí, tienes razón en la forma de valorar los goles necesarios. En un 1-0 el gol valdría 3 puntos y en un 2-0 el primer gol valdría 3 puntos y el segundo valdría 0 puntos, al no ser necesario para obtener la victoria. De alguna manera, lo podemos considerar un gol "inutil". Las consideraciones que haces son interesantes, pero no son de aplicación general, dado que los desarrollos de los partidos en términos de intensidad por los equipos es dificilmente evaluable o equiparable. También debemos tener en cuenta que el segundo gol podría marcarse en tiempo de descuento y esa tranquilidad de la que hablas no aparecería por ningún lado. Mi intención es eliminar justamente los aspectos no computables para obtener métodos objetivos. Si el 2-0 se hubiera producido en los 5 primeros minutos de un partido ¿cómo influiría en la intensidad del equipo que va ganando? Es imposible convertir en estimadores numéricos esas situaciones tan varipintas. Gracias por el comentario.

Francisco García